Estás en el blog de la redacción de ep3.es, un hueco para contaros nuestras novedades y conocer vuestras impresiones.

febrero 2008
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29    

Cine , Donostia 2006

Gregorio Belinchón - 01 octubre, 2006 - 16:50

Una noche loca (despedida y cierre)

Buenos días /tardes desde algún punto kilométrico entre Donostia y Madrid. He pasado la mañana en el Chillida Leku, un sitio en el que te sientes orgulloso de pertenecer a una raza, la humana, que da almas como la de Eduardo Chillida. Me ocurre lo mismo cuando veo filmes de Coppola, Wilder o, por qué no, Lynch. También te hace sentir pequeño y provoca turbulencias en tu interior.

Que es más o menos lo que sintió anoche Tom DiCillo en la gala. Este año fui en camiseta de manga larga sin dibujos, aún peor que en la edición pasado: desde luego yo sí que no aporto glamour al festival. No estuvo mal la ceremonia, y sirvió para descubrir que hasta los chulopiscinas como DiCillo tienen alma. Bien por el neoyorquino, que lloró como un crío. Ghobadi se merendó en el discurso y en el escenario a su compañero de Concha, el francés Fougeron: el kurdo es un arma de promoción masiva. Como Sorín, sabe llegar al corazón de la gente. Los premiados se fueron a saludar al Velódromo (donde estaba mi jefe -un jefe de verdad, que se paga sus cañas, y no como el de Von Trier-) y de ahí, a cenar a las antiguas caballerizas del Palacio de Miramar, donde, tras un tiempo de exilio, ha vuelto la fiesta de clausura del certamen. El palacete es impresionante: domina la playa de la Concha y sus enormes salas sirven para que por allí se desperdigaran los 20 daneses vontriérsicos, Ghobadi, Ernesto Alterio y Juana Acosta (felicidades por el vástago), Lucía Jiménez comiendo ganchitos, Juan Diego feliz, y más y más actores, famosos, políticos, alta burguesía donostiarra y mucha canallesca (vulgo prensa). Aquí hace años las fiestas derivaban en orgías. Con mis propios ojos vi a una actriz española muy, muy, muy famosa (no era Penélope Cruz, pero si hubiera querido...) enrollarse con dos chicos a la vez, o vomitar hasta la leche materna a un director vasco. La verdad es que anoche hubo comida y bebida para todos (¡Benditos carritos con cava!). No vi a Vicenta Ndongo, una impresionante presencia que ha paseado por Donostia, y sí a Ghobadi. Allí decían que en Irán se habían mosqueado por sus palabras en la gala. Increíble: con el huso horario, debían de ser las tres de la madrugada en Teherán. Sospecho que siempre hay un ayatollah de guardia para estos casos de rebeldía.

Y ya está: todos mosqueados con las Conchas, la Coixet feliz porque su madre la ha visto guapa por la tele, y yo otro año derrotado. Hasselhoff no me hizo ni caso. Al menos, como en la pasada edición, nadie me ha preguntado por una discoteca de viudas.

Este blog tiene unos títulos de crédito y muchos agradecimientos: Chema Valenzuela lo ideó y luego se largó de vacaciones (eso es muy feo, Chema). Así que Pablo Arqued se comió el marrón. Gracias a ambos. Andrés Sánchez Braun lo ha leído con cariño, mis compañeros Pablo (el jefe) e Iñigo me apoyaron. En Donostia, Chusa López Monjas, Begoña Piña y Borja Hermoso (el hombre que vio la leche de Michael Knight) me chivaron secretos; Bárbara, Toni y Álex me dieron gin tonics... Y sobre todo este blog se lo debo a Yolanda y a Lorea. La primera me empujó a la noche y al cotorreo. La segunda, a que hablara de cine y no fuera cotilla. He intentado mantenerme equidistante. Y muchas, muchas gracias a todos vosotros, los que me habéis leído. Al fin y al cabo, sois los más importantes y el blog está hecho para vosotros. Hasta pronto.

Cine , Donostia 2006

Gregorio Belinchón - 30 septiembre, 2006 - 17:55

Habemus concha

Cinco y media de la tarde. Concha de oro ax aequo para Half moon, del kurdo iraní Bahman Ghobadi (el de Las tortugas... vaya racha: dos Conchas de oro en tres años, también ahora premio a la mejor fotografía) y Mon fils a moi (la francesa que protagoniza Nathalie Baye, que se ha llevado el premio a la mejor actriz). Juandiego Premio mejor actor: Juan Diego. Dos galardones para DiCillo (director y guión) y Premio especial del Jurado para Carlos Sorín con El camino de San Diego. Un día en mis memorias contaré lo divertido que es ver cómo se organizan las llegadas de los premiados entre los jefes de prensa de las distribuidoras y la locura de ¡¡¡¡¡¿pero cómo leches no hay un traductor de farsi si los premios se saben desde anoche???!! y cosas así. Juan Diego es el más querido, y el más flipante, Jim Jarmusch. Aquí está de refilón, y se ha hecho (y ha hecho) fotos desde las cuatro de la tarde a Ghobadi, ha charloteado con Tom DiCillo... Eso es espectáculo. Olaciregui, el director del certamen, dice que no quiere glamour al estilo Paris Hilton. Hombre, Mikel, entre Paris y la parsimonia de este festival hay un término medio. Como el que ha dado en estas vueltas Jim. O el que damos por ejemplo, Borja Hermoso y yo tirados en las escaleras del María Cristina. Pasa al lado Jim y si se llega a sentar y hacemos pandillita... nos salimos. Diego parece sobrepasado, los periodistas de verdad que hacen periodismo de verdad corren de un lado a otro. Escriben y mandan. Escriben y envían. Me abrazo a los de Pequeña Miss Sunshine, premio del público. Pasta para los distribuidores (los de Fox sí estaban felices). Y hala, siguen a la carrera entre fotos, frases, que dónde está el francés y cosas así. Esta noche voy a la gala, me zampo otra película y a la fiesta. Mientras escribo, a Juan Diego se le queda un chicle reseco y de una manera inocente, casi infantil, pide ayuda. Para acabar, un cotorreo. Me cuentan fuentes muy, muy bien informadas, que la presidenta del jurado Jeanne Moreau se opuso mucho a dar un premio a la película francesa. Para que luego digan.

Mañana fiesta, despedida y cierre.

Cine , Donostia 2006

Quiniela 2

Una de la tarde: no ha pasado ni una hora de colgar el anterior post y ya tengo que cambiar la quiniela. Juan Diego es el ganador de la Concha de Plata al mejor actor en San Sebastián gracias a su interpretación en Vete de mí. Ya está viniendo para aquí. La Concha de Oro es ex aequo, y yo juraría que en los festivales de serie A esto no puede pasar, que una película se lleva la Concha y la otra, el Gran Premio Especial del Jurado (pero ya sabeis que me pierdo mucho y en Donostia ya ha habido otros años de Conchas compartidas). Y Diane Kruger, mejor actriz por Copying Beethoven (esto no es 100 % seguro).  El más listo, Tom DiCillo, al que veo pasar por delante camino de la playa de Zurriola con su mujer y dos horribles toallas amarillas (¿cortesía del hotel?). Y eso que chispea. En unas horas, más.

Cine , Donostia 2006

Declaración de amor (y juguemos a las quinielas)

Ayer disfruté de una tarde cinéfila con Jonathan Dayton y Valerie Faris, matrimonio y directores de Pequeña Miss Sunshine. Veteranos directores de videoclips, debutantes en un largo, están como niños con zapatos nuevos: se lo pasan en grande, ella con su cara de no haber roto un plato, él, con su estilo Elvis Costelo. Por eso, porque están satisfechos con su trabajo, charlan que te charlan sobre cine, comedia, humor, Bush y lo que se tercie. Un disfrute para quien se acerca a entrevistarles. Ésta es mi declaración de amor para una pareja de cineastas que ha sabido olvidarse de su estilo rompedor anterior para atenerse a las reglas clásicas de la comedia. Jonathan me dijo: "Nunca debes hacer que el estilo aleje al público de tu obra". Y entonces pensé en tantos que se ponen a hacer tontunas como...

Me muerdo la lengua. La noche fue y no fue tranquila. Me explico. No había fiesta oficial, pero Dillon tendría que ir a algún lado a celebrar su premio Donostia. Dillon Gran momento el que protagonizó en la sesión de fotos previa a la rueda de prensa. Una fan saltó la valla, se acercó a él y en el último segundo dos gorilas la pillaron, la arrastraron hacia atrás y la zarandearon un poco, instante en que los fotógrafos empezaron a pitarles. A la chica le dio un ataque de histeria, Dillon lo vio, se acercó, le firmó un autógrafo y hasta se dejó fotografiar junto a ella. Lo dicho: momento entrañable. Después dio una estupenda e inteligente rueda de prensa.

Por la noche, muchos festivaleros se dieron al gin tonic en el Dicken's, extraño y decrépito bar (esas fotos de Ruiz Mateos...) que sin embargo han creado escuela con su gin tonic. Mientras en la Kabutzia el equipo de la distribuidora Golem (son de Pamplona y de aquí a la capital del imperio navarro hay menos de una hora de autovía) celebraban el éxito de El jefe de todo esto -entrabas y te decían con coña: "Ésta es la minifiesta de Von Trier. Al estilo de su videoconferencia, no hemos impreso entradas ni carteles. Todo es digital"- en Bataplán se desarrollaba la tradicional fiesta de gays y lesbianas, que es donde recalaron Matt Dillon y Julian Schnabel (pintor, cineasta y amigo del festival) para rematar la jornada. Al menos a las cuatro y media de la mañana aún estaba allí la limousina.

Quinielas: se dice que el cine español no se ha llevado nada, que ha mojado Carlos Sorín, que el ganador del Premio Nuevos Realizadores ha sido el francés Lionel Bailliu con Fair play, que el mejor actor será Ed Harris y la mejor actriz no será Nathalie Baye. En El diario Vasco, los críticos de los principales medios escritos puntuan cada día los filmes de la sección oficial. Ahí ha quedado ganador Copying Beethoven (7,5), por delante de Hana (7,3) y Sleeping dogs lie (7,2). Cada día que pienso más en Copying Beethoven, más la odio. Es que me retroalimento que da gusto. A falta de un par de películas por valorar, encabeza el ránking del Premio del Público Pequeña Miss Sunshine (Oé, oé, oé, oé) y el de la Juventud Kunsten at graede i kor (juventud donostiarra: sois más raros que la alergia al vino tinto de Steve Buscemi).

A la tarde, palmarés y a ver si un premiado nos describe su alegría.

Películas vistas: 22 (me queda una). Horas dormidas: 56.

Cine , Donostia 2006

Gregorio Belinchón - 29 septiembre, 2006 - 17:21

La tragicomedia visual de Lars (y la amada Iben)

Noche de gloria para el jurado juvenil. He de reconocer que tiene su aquel lo del house con txalaparta. Sin embargo la trompeta rotante por todo el Bataplán y la percusión que se comía a la txalaparta no acaban de convencerme.

Buenas tardes desde San Sebastián: ayer fue una tarde de gloria para el jurado joven y para los jefazos mayores del certamen. Decían que Mikel Olaciregui estaba pachucho de la espalda. Visto lo de ayer, me refiero a cómo bailaba house por el Bataplán o mentían o quiero el teléfono de su fisioterapeuta. Por cierto jefe, ya está aquí mi compañero (y, por tanto, también subordinado suyo) Andrés, que tiene un primo sudamericano concursando con un corto en la competición de escuelas de cine. Yo le arropé, le enseñé Bataplán (aunque ya sabe usted que las nuevas generaciones vienen resabiadas y éste es de los listos) y allí le dejé, con su familia, su novia... Y dos centenares largos de juraditos disfrutando. Antonio Gasset (que se había descojonado viendo El jefe de todo esto) y Diego Galán se reían felices con Olaciregui. El más chulo en Batplán era Baham Ghobadi, que hace dos años ganó la Concha de Oro y que ayer presentaba una peli floja a competición. Iba rodeado de sus actores, que son jóvenes y se mimetizaban con el ambiente, y disfrutaba de la brisa de la Concha. Yo me retiré pronto...

... porque esta mañana teníamos la videoconferencia de Lars von Trier. Larsvont El tipo es un guasón, la videoconferencia ha tardado en arrancar y la traductora un desastre. No sé danés (que si no...), pero no tenía sentido lo que decía el cineasta. Los periodistas han empezado a pensar que estaba loco, hasta que han intervenido los actores, presentes en la sala: ahí es cuando lo hemos pillado. La traductora no se enteraba. Me partí viendo El jefe de todo esto, una comedia de diálogos chispeantes, al modo clásico de complicar más y más el guión para que la trama se aloque, que se ríe (y mucho) de los actores y sus métodos de interpretación. Eso sí, me molesta el truco ese del Automavisión: pones un ordenador en la cámara y él selecciona, en sorteo aleatorio, el tipo de plano. Otra locura de Von Trier.

Tras la última película a concurso, Karaula, una entretenida coproducción de los antiguos países que componían la ex Yugoslavia, y que cuenta la vida de un pelotón del ejército yugoslavo en 1987 en la frontera con Albania, entrevisto a Iben Hjejle, la chica de Alta fidelidad y Mifune, que encarna a una trabajadora sexy en El jefe de todo esto. Sencillamente, divertidísima. De inglés exquisito. Bellísima... pareja de otro de los actores de la película y madre de un niño: no seré yo quien rompa una familia -en realidad, ya ni se acordará de mí-. Más cosas, en un próximo EP3 (hay que comprar el periódico en papel, chicos).

Esto se va acabando y me siento más triste que el publicista que ha despedido Britney Spears; miento, ése seguro que está más relajado. Quedan tres o cuatro películas por ver, a mí una entrevista, a Dillon, recoger un premio Donostia, y al jurado, unos premios que conceder. Aviso que estaré rápido y presto para informar del palmarés. Seguid enganchados (por favor).

Cine , Donostia 2006

Me río con Von Trier, sigo la gorra de Dillon

Escribo este texto acabada la jornada de cine y antes de empezar la de la noche. La tarde ha dado para mucho: para cruzarse con Matt “llevo la gorra de béisbol de anoche que en teoría esconde mi cara y en realidad para un foco para señalar que soy una estrella de incógnito” Dillon. Para ver dos grandes películas: Pequeña Miss Sunshine, una comedia estadounidense pequeña y cargada de mala leche, con ese espíritu de aparentar poco y dar mucho, que se estrenará el 20 de octubre; y El jefe de todo esto, comedia también, en este caso de Lars von Trier. Mañana por la tarde, tras describir su videoconferencia (ése sí que va a ser un reto tecnológico), hablaremos de ella: pero, en resumen, la prensa se ha reído. Y mucho. También ha sido una tarde que José Luis Rebordinos, miembro de la organización y jefazo de la Semana de Terror, nos contara: uno, que al final de los títulos de crédito de Delirious, la de DiCillo, hay una secuencia más que desmonta la conclusión del filme (cuando se estrena, aguantad en la butaca); y dos, que su cameo en Bosque de sombras se debió a su amistad con el director, Koldo Serra. Rebordinos triunfa con su taco cuando ve a Virginie Ledoyen con los pezones marcados a la camisa. No cuento más: estad atentos al estreno. También ha dado tiempo para rezar por la gente que haya visto World Trade Center en el Velódromo de Anoeta. Hace años vi allí Asesinos natos con un montón de buenos amigos (hola, chicos de mi equipo de baloncesto) y a los diez minutos nos rellenamos con kleenex los oídos. Un ruido, un descontrol… Franpi Desde entonces vuelvo cada año al velódromo, pero el psiquiatra me ha prohibido ver a Stone en megapantallas. Por aquí aún pasea Fran Perea, que ha sustituido a Ubago como rey de la noche: al menos Perea es majo, saluda a todo el mundo y no baja tanto al baño. En eso ganamos. A su lado, sus compañeros de Los managers. Y si no quieres cine, está la exposición de Art&Maña, excepcional pareja de cartelistas y diseñadores, trágicamente truncada con la muerte este verano de Toni Galindo. Su brillante obra (Mar adentro, Airbag, los carteles de los festivales de Donostia y Sitges) habla por él. Decididamente la tarde / noche ha dado para mucho. A ver la noche con el jurado joven.

Cine , Donostia 2006

Gregorio Belinchón - 28 septiembre, 2006 - 11:59

Jarmusch me ha rozado

Ayer me rozó Jim Jarmusch. Resulta que la cineasta Sara Driver, miembro del jurado, es su mujer, y por la tarde ambos paseaban por Boulevard felices. En uno de los semáforos nos paramos los tres, rozamos codo con codo, y me fijé en lo realmente albino que es el maestro Jim. De ahí sus eternas gafas de sol (me han roto las mías en una carga de fans, jefe, ¿eso es accidente laboral?). Tras Copying Beethoven, una tontuna que cuenta cómo Beethoven buscaba una música visceral al final de su carrera y cómo Agnieszka Holland ha rodado lo contrario, un filme ampuloso, nos reencontramos en Bataplán. ¿Se puede tener un reservado dentro de un reservado? En Bataplán sí. Más aún, era tan privado que ni siquiera dejaron que se acercara el director del festival. Jim Jarmusch y Matt Dillon (no envejece nada, que parece aún el de La ley de la calle) pillaron un mesa en el mirador del Bataplán, pusieron guardaespaldas a su alrededor para que los de la película de la fiesta (Las vidas de Celia), tipos como Luis Tosar, Aida Folch, Alex Casanovas o Antonio Chavarrías no les molestaran (que habría que ver quién quería hablar con quién), y con tres amigos bebieron agua y zumos. El resto, apretujados en el reservado de segunda. Najwa Nimri ni apareció. Yo, por supuesto, no entré ni al reservado malo. Al menos la noche dio para confirmar que arranca el rodaje de El código Aparinci, la de Esteso y Pajares, el 20 de noviembre (¡vaya día!), que de lo mejorcito de la jornada fue Pequeña Miss Sunshine, una sorpresa de Sundance Sunshine cuya pareja de directores también bebía feliz en Bataplán, y que como hay pocas pelis en el certamen con distribuidora en España, los responsables de compras de estas empresas no salen del cine e invierten mucho. Nirvana ha adquirido Emma's bliss, que se mantiene la primera en las votaciones del jurado de la juventud. Por cierto, ¿por qué Maria Bello se puso esas lentillas azules en World Trade Center? Canta que no es el color de sus ojos cosa fina.

Parte matinal: Volver va a los Oscar, el Athletic tiene presidenta, el Día del cine vasco fue un éxito, Diane Kruger es espectacularmente guapa y en Oiartzun han localizado un caso de vaca loca. El pobre bicho fue sacrificado el pasado 24 de julio. Tenía 13 años. Dios la tenga en la gloria (su alma) y en Arzak (su carne).

Una constatación: creo que todos, absolutamente todos los coches donostiarras llevan por la noche puesta a todo trapo Obsesión, esa canción reggaetona. Y si de casualidad, que ya es raro, uno cambia de melodía, es porque le ha dado al play de lo último de Shakira. Suerte que esta noche toca house con txalaparta. Aunque antes hablaremos de la parte del festival que no son películas.

Marcador: 19 películas / 44 horas de sueño.

Cine , Donostia 2006

Gregorio Belinchón - 27 septiembre, 2006 - 18:39

Kore-eda contra Stone

La tarde va de cine. Me refiero a que hoy nos tocaban películas muy largas: concursan Las vidas de Celia, de Antonio Chavarrías, que aquí ha desembarcado con todo el equipo (Najwa Nimri, Daniel Jiménez Cacho, Luis Tosar, Aida Folch, Alex Casanovas...), a pleno rendimiento -mañana leeré a mis mayores para saber qué tengo que pensar de este drama / thriller-; Hana Hana, una película que a mí me ha gustado mucho, la historia del hijo de un samurái que debe vengar la muerte de su padre... si es capaz de salir de la pobreza en que vive; y World Trade Center, de Oliver Stone, el relato de dos de las 20 personas que fueron rescatadas con vida de los restos de las Torres Gemelas. Siempre veo con atención las películas de Stone, porque las tiene buenas: JFK, Un domingo cualquiera, Wall Street, Nacido el 4 de julio, Platoon, Entre el cielo y la tierra... También es capaz de sacarme de quicio, y este World Trade Center tiene demasiado de patriota como para que la aprecie. Y con Nicolas Cage, que me cae mal (¿qué sería de mí si no tuviera prejucios?). Pues eso, que el japonés Kore-eda Hirozaku me impresiona, aunque no tanto como con la anterior, Nadie sabe, y la de Stone, sin ser mala, me provoca un cierto mosqueo.

Ya han llegado Jim Jarmusch, Matt Dillon, y a las diez aterriza Oliver Stone. Mañana es el día del cine vasco (¡cuidado, que viene Kepa Sojo!) y estará Diane Kruger. El personal comenta lo del rodaje de Woody Allen en Barcelona, Paris Hilton sigue con sus problemas con la justicia y acabo de cumplir 24 horas sin ingerir alimentos, excepto dos paquetes de chicles y tres pintxos de diseño. Estoy que me salgo.

Cine , Donostia 2006

Von Trier y su Xbox

Prólogo: anoche volvía David Hasselhoff un poco, un poco, cómo diría yo, perdido del pase en el Velódromo de Click, y en la puerta del María Cristina se dio la costalada más grande del festival. Yo no lo vi, por desgracia, que lo cuenta Borja Hermoso (El mundo), pero debió de ser histórica. Agradezco la aportación al internauta que apunta que efectivamente era con los hermanos Weinstein con quien iba David a rodar El coche fantástico y no algo de vino. Entre el farfullar de Michael Kinght y el lío del traductor, me perdí. Perdón.

Noche: anoche hubo triple fiesta. Primero en La Kabutzia, por Lo que sé de Lola. Lola ¡Cómo le cuesta sonreir a Javier Rebollo! Relaja un poco, que no vas a llegar a viejo. Allí hubo pintxos y extraños intercambios de baños (Carmen Machi se despistaba constantemente), junto a comentarios sobre la hábil promoción de los del documental de la txalaparta, Nömadak tx, con los catorce caballos por la puerta del Kursaal. Después daban el premio Incombustible en la Rotonda a Tito García, que es el coordinador de las noches del certamen, y finalmente al Bataplán a la fiesta de Click. Así que la Concha era una constante romería de ir y venir, aunque la procesión acabara en la catedral del house.

Al Bataplan nunca llegaron Hasselhoff ni Sandler ni Kate "no me gradué en Oxford porque me salieron tetas y me pasé a la actuación [broma que soltó en su rueda de prensa]" Beckinsale, así que me quedé sin mi ansiada foto junto a David, que de verdad que le quiero. No sé cómo, me encontré charlando con Michäel Abiteboul, el protagonista francés de Lo que sé de Lola. Su español no da para mucho, nos pasamos al inglés y nos echamos unas risas. Abiteboul tiene un curioso dato en su currículo: ha rodado con tres de los directores europeos mas extraños: con Javier Rebollo, con el austriaco / francés Michael Haneke, en El tiempo de los lobos, y con Lars von Trier, en Maderlay. Del español me pidió que no publicara lo que me contó (tampoco grandes secretos, que si no, me chivo) y de Haneke describió su perfeccionismo y cómo le sacaba de quicio una actriz que se equivocó 15 veces de toma. El que dio más juego fue Von Trier. Michäel le recuerda como "un ser dulce". En un momento del rodaje fue a pedirle consejo sobre su personaje. "Me dijo que le siguiera, que tenía un par de horas libres. Encendió su Xbox, se puso a jugar y así se nos fue el rato. Ni indicaciones ni nada". Genio y figura.

A la salida de Bataplán, charlo con Tristán. En la puerta se despide Silvia Marsó de otros actores y actrices, entra Roger Gual (que defiende aquí Remake en Made in spanish) y mientras Tristán me habla de la noche. Tristán es el dueño de Bataplán, de La Kabutzia, del irlandés Molly Malone y de otros cuatro locales más en San Sebastián. Si él no es un experto, ¿quién si no? Habla con cariño de Alex Ubago ("muy bataplanero", le define), y me avisa: la fiesta buena es el jueves por la noche, la madrugada del jurado joven. Habrá house acompañado de músicos en director con... txalaparta. Me voy a comprar una para tocarla con mis compañeros en la redacción: ¿las habrás mini?

Hala, a ver más cine. Aquí, además de hablarse de las candidaturas a los Grammy latinos, con los donostiarras La Oreja de Van Gogh bien colocados, avisan: este fin de semana puede haber explosión de setas y los aficionados están nerviosos.

Marcador: ayer me expliqué mal. Quise decir que sale un número bajo de películas porque traigo algunas vistas de Madrid, no que en esa cifra incluya a las vistas en la capital. Así que el número fetén es 17 / horas de sueño: 38.

Cine , Donostia 2006

Gregorio Belinchón - 26 septiembre, 2006 - 18:34

Hasselhoff y su mal año

Bronceado estilo Zaplana. Camisa negra arremangada y desbotonada. Crucifijo en el pecho. Gafas de sol azules... y graduadas, que necesita para ver el móvil. Tiene 54 años, se le notan todos y cada uno en su rostro agrietado por el exceso de rayos UVA, y eso sí, ni un átomo de grasa. En una rueda de prensa que ha durado unos 25 minutos (cada vez recortan más el tiempo), Hassel David Hasselhoff ha hecho el memo, el payaso, ha lanzado una bola de papel a la prensa y poco más. A su lado, el intelectual de Adam Sandler, uno que sólo ha rodado dos pelis buenas: El cantante de bodas (lleva razón el internauta que me ha apuntado que aquí sí se salía Buscemi) y Punch drunk love. Frases de Hasselhoff que ha empezado y acabado entonando Macarena: "Mi mujer, bueno, mi ex mujer... buf, qué año llevo, decía que por qué yo no hacía el boca a boca a otros hombres en Los vigilantes de la playa. ¡Es que yo era el dueño de la serie!". "No trabajé con Walken [mientras canturrea el tema de Twilight zone] porque me da miedo", "Deberíamos poner un pato en todas las películas", "¿La peli de El coche fantástico? Queremos que se parezca a Batman y no a Starsky y Hutch, que era una parodia. Queremos que sea seria, pero he tenido un problema con una empresa de vinos [¿se refería a su alcoholismo?]"... También ha hablado con su reloj en castellano para pedirle a K.I.T.T. que le rescatara en San Sebastián y un par de tontunas más. Por supuesto, prohibido acercarse a ellos. ¿Habrá sido el vino de la comida en Aldanondo? ¿O es así de natural? A las ocho en el Velódromo se lo va a pasar en grande. Y yo que iba en plan fan de Michael Knight.

Esta mañana, a Marta Etura le han dado el premio Max Factor de Rostro más bonito del cine español. Dos actos tan diferentes como el día y la noche.

© Prisacom S.A. | ELPAIS.es | CadenaSer.com | AS.com | CincoDias.com | los40.com