Estás en el blog de la redacción de ep3.es, un hueco para contaros nuestras novedades y conocer vuestras impresiones.

febrero 2008
lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29    

« Jarmusch me ha rozado | Inicio | La tragicomedia visual de Lars (y la amada Iben) »

29 septiembre, 2006 - 00:46 - Gregorio Belinchón

Me río con Von Trier, sigo la gorra de Dillon

Escribo este texto acabada la jornada de cine y antes de empezar la de la noche. La tarde ha dado para mucho: para cruzarse con Matt “llevo la gorra de béisbol de anoche que en teoría esconde mi cara y en realidad para un foco para señalar que soy una estrella de incógnito” Dillon. Para ver dos grandes películas: Pequeña Miss Sunshine, una comedia estadounidense pequeña y cargada de mala leche, con ese espíritu de aparentar poco y dar mucho, que se estrenará el 20 de octubre; y El jefe de todo esto, comedia también, en este caso de Lars von Trier. Mañana por la tarde, tras describir su videoconferencia (ése sí que va a ser un reto tecnológico), hablaremos de ella: pero, en resumen, la prensa se ha reído. Y mucho. También ha sido una tarde que José Luis Rebordinos, miembro de la organización y jefazo de la Semana de Terror, nos contara: uno, que al final de los títulos de crédito de Delirious, la de DiCillo, hay una secuencia más que desmonta la conclusión del filme (cuando se estrena, aguantad en la butaca); y dos, que su cameo en Bosque de sombras se debió a su amistad con el director, Koldo Serra. Rebordinos triunfa con su taco cuando ve a Virginie Ledoyen con los pezones marcados a la camisa. No cuento más: estad atentos al estreno. También ha dado tiempo para rezar por la gente que haya visto World Trade Center en el Velódromo de Anoeta. Hace años vi allí Asesinos natos con un montón de buenos amigos (hola, chicos de mi equipo de baloncesto) y a los diez minutos nos rellenamos con kleenex los oídos. Un ruido, un descontrol… Franpi Desde entonces vuelvo cada año al velódromo, pero el psiquiatra me ha prohibido ver a Stone en megapantallas. Por aquí aún pasea Fran Perea, que ha sustituido a Ubago como rey de la noche: al menos Perea es majo, saluda a todo el mundo y no baja tanto al baño. En eso ganamos. A su lado, sus compañeros de Los managers. Y si no quieres cine, está la exposición de Art&Maña, excepcional pareja de cartelistas y diseñadores, trágicamente truncada con la muerte este verano de Toni Galindo. Su brillante obra (Mar adentro, Airbag, los carteles de los festivales de Donostia y Sitges) habla por él. Decididamente la tarde / noche ha dado para mucho. A ver la noche con el jurado joven.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d83451e5fa69e200d83534ba0353ef

Listed below are links to weblogs that reference Me río con Von Trier, sigo la gorra de Dillon:

Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

© Prisacom S.A. | ELPAIS.es | CadenaSer.com | AS.com | CincoDias.com | los40.com