DDT

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

diciembre 2007

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

« Llega EL MANGLAR #2 | Inicio | La sangre de los asesinos »

16 febrero, 2007 - 18:27 - EP3

El tiempo arrebatado

Ddt61_1 Hace veinte años, la revista Cairo publicaba Simone, la serie de un entonces desconocido Antonio Navarro que sorprendía por su delicadeza y elegancia. Narraba la historia de una mujer, hija de unos feriantes de circo, a la que seguimos por un largo periplo de países exóticos. Historias que demostraban un autor de universo muy especial, pleno de referencias cinematográficas, en el que se adivinaba una proyección imparable que nunca llegó. Tras un par de contribuciones olvidables a la colección del Quinto Centenario y una joyita de diminuto formato que publicó Glenat con el título Por Soleá, Navarro desapareció de la historieta española, emigrando para trabajar en el más rentable mundo de la animación.

Se perdía, como ya era costumbre por esas épocas, un futuro gran autor. O quizás un autor ganaba un futuro, quién sabe.

Todo lo anterior puede justificar mi ilusión ante la nueva obra de este autor, El Tiempo Arrebatado (Edicions de Ponent).

Me lancé sobre ella nada más tenerla en mis manos. Me reencontré con ese dibujante elegante, ahora con un precioso color, de secuencia lenta pero con dominio del tempo dramático. Sin embargo, cada página que pasaba me sumía más en una profunda decepción: Zahar es una inmigrante rumana, madre soltera, que trabaja en un vertedero de chatarra enfrentándose a una simplista representación de la policía y a unos maniqueos servicios municipales de apoyo al menor que le quieren quitar a su hijo, que termina dramáticamente con el incendio del vertedero.

Donde hace veinte años había ideas propias, ahora me encontraba con un seguido de tópicos manidos y cursilones.

La verdad es que mi primer impulso al terminar el primer capítulo fue dejar la lectura del álbum. No quería cambiar el buen recuerdo y respeto que me inspiraba la obra de Navarro, pero también por la misma razón, parecía razonable seguir leyendo.

En el segundo capítulo, ella está en la cama de un hospital y su compañero de habitación, un hombre mayor moribundo, de nombre Konstantin, le entrega una caja con una petición: “Que no te la vuelvan a quitar”.

¿Konstantin? En Simone, Konstantin Zorbas era un joven poeta que enamoraba a la protagonista en un viaje en tren… ¿qué estaba pasando aquí?

La respuesta es simple: Navarro acababa de lanzarme su anzuelo.

Y yo había picado.

Todo el tópico inicial era una simple puesta en escena, necesaria para poder construir una obra laberíntica e hipnótica, en la que el autor reescribe completamente la historia de Simone. Vuelve a su personaje y lo aborda desde una perspectiva completamente distinta, transformándolo en una búsqueda, en una obsesión casi fetichista llena de simbolismo sobre la propia obra del autor. El tiempo arrebatado, el precioso título del álbum, adquiere ahora un significado muy distinto, porque la víctima del robo ha sido su autor, privado durante años de su personaje. La larga búsqueda de Simone es un simbolismo obvio de la persecución de la felicidad, pero también del reencuentro de un autor con su necesidad creativa.

Un reencuentro gozoso que el autor disfruta en cada viñeta, construyendo una historia que se cuenta desde cartas, recortes y fotografías, pequeños retazos de un rompecabezas en el que el lector se queda prendido, yendo desde la realidad más tópica a la imaginación más desbocada, en un camino por el que Antonio Navarro nos va dirigiendo cual flautista de Hamelin, sin que podamos hacer nada más que seguirlo. Juega con el pasado, retomando las antiguas historias y releyéndolas con sutileza, cambiando pequeños detalles que cambian la lectura y que aportan nuevos matices.

Un precioso álbum al que sólo le encuentro un problema grave: para poder disfrutarlo al 100% es casi obligatorio haber leído Simone, una obra que Norma recopiló en álbum para la Colección El Muro y sin cuya lectura falta ese pequeño porcentaje que redondea el círculo.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d83451e5fa69e200d834ea60c753ef

Listed below are links to weblogs that reference El tiempo arrebatado:

Comentarios

Creo que es un trabajo interesante por la formas, pero tópico por el contenido. Es cierto que el trabajo empieza con una retahila de situaciones que aportan poco de original, pero Navarro sabe darle la vuelta a la historia con un estilo, si se me permite, casi lynchiano. La historia se desarrolla con delicadeza, como si el autor estuviera pelando poco a poco un fruta. Y al final esta el final, claro. Un final que pese a que sorprendre, no inventa nada nuevo. Quizás sorprende porque Navarro, habilmente, ha sabido prepararnos para algo distinto y más manido que, en realidad, nunca llega.

Prisacom S.A. - Ribera del Sena S/N - Edificio APOT - Madrid [España]